martes, 8 de octubre de 2013

Ratones que pierden el miedo a los gatos

Procedencia de la imagen
El parásito Toxoplasma Gondii es un parásito que provoca la Toxoplasmosis en gatos y que puede afectar al feto humano durante el embarazo.
Sin embargo, recientemente se ha descubierto que aplicado a ratones, estos pierden su miedo natural hacia los gatos.

Según la Universidad de California Berkeley, cuando un ratón es infectado por un parásito, generalmente por comer heces de gato, sufre daños en su cerebro de forma que no reacciona con miedo ante las zonas contaminadas con orina de gato. Estos daños cerebrales parecen ser permanentes, por lo que nunca más vuelven a tener miedo de acercarse a un felino.
 
Procedencia de la imagen
El objetivo de este parásito es simple y beneficia tanto al gato como al parásito. El ratón, que ya no teme acercarse a su enemigo natural, puede ser devorado fácilmente por su depredador y así conseguir introducirse en el sistema digestivo de este, donde podrá reproducirse y completar su ciclo de vida.

                                  
                                                                                          Noticia original

Guillermo Sánchez Román 1ºF

2 comentarios:

  1. Esta entrada me ha llamado más la atención que cualquier otra ya que yo tengo un gato en casa, pero tengo una duda ¿la salud de mi gato se podría ver afectada si tuviera este parásito?

    Me parece algo curioso como puede afectar al feto sin afectar a la embarazada, que tendría que comer la embarazada para infectarlo o por donde se introduciría.

    Por otra parte también encuentro interesante como el ratón comiendo las heces del gato pierden su miedo a ellos.

    ¡Un saludo!

    MªCarmen Saguar 1ºF

    ResponderEliminar
  2. Esta entrada me parece muy curiosa, porque siempre el gato ha sido el mayor enemigo del ratón y ahora que esta bacteria que produce los daños en el cerebro puede conseguir que este miedo se quite.
    Es curioso porque dentro de poco podrán hacer de la misma forma quitar otros miedos que tenga el ser humano.
    Lo que me parece mas curioso es que el ratón al comer las heces del gato se le quite su miedo a ellos, es sorprendente.
    ¡Buena y curiosa entrada!

    Ángela Martinez Cañamero 1ºF

    ResponderEliminar