martes, 22 de diciembre de 2015

Alfred Wegener y la deriva continental

Alfred Lothar Wegener, nació en Berlín, en 1880; y falleció en Groenlandia en 1930.
Su padre era un pastor protestante, Richard Wegener. Sin embargo, él estaba interesado en la astronomía, la meteorología y la física.

Tras licenciarse en Berlín, trabajó con su hermano en el Observatorio Aeronáutico. Y después de realizar numerosos viajes, se instaló en el Observatorio de Marburgo.
Se casó con la hija de Wladimir Köppen, un famoso meteorólogo con el que trabajo en una expedición en Groenlandia.
Fue mientras combatía en la Primera Guerra Mundial cuando escribió su libro " El origen de los continentes y los océanos".
Sus ideas sobre la deriva continental comenzaron con sus observaciones sobre la semejanza de los perfiles de las costas de África y  América del Sur. Por supuesto, se encontró con la oposición de numerosos científicos de la época.
Según Wegener, los continentes estuvieron unidos hace millones de años formando una gran masa continental a la que denominó Pangea y, por razones inexplicables, se separó originando los continentes que conocemos hoy en día.
La teoría no fue muy bien recibida, sobre todo porque no daba una explicación clara sobre la deriva continental.
Entre los años cincuenta y sesenta, se modernizaron las técnicas de exploración geológica,, por lo que su teoría resurgió y fue aceptada.

Todo esto generó discusiones entre los fijistas, que defendían los movimientos en la vertical de la corteza terrestre; y los movilistas, que se basaban en los movimientos horizontales de lo bloques de la corteza. Dentro de este último grupo entra la tectónica de placas, que sirve para explicar la deriva continental.
Para más información pinche aquí

OPINIÓN PERSONAL:
Considero que las teorías que aportó Wegener tuvieron que ser un gran avance y descubrimiento para los años que corrían. El hecho de observar la simetría entre las costas amerciana y africana supuso el inicio de su bien formulada teoría, y que fueron la base de futuros descubrimientos geológicos de este tipo.
Sin embargo, sus teorías no tenían el fundamento adecuado, ya que no daba argumentos convincentes y tampoco podía demostrar experimentalmente que estaba en lo cierto. Todo esto convertía su trabajo en una hipótesis o una idea, más que en una teoría.
Se ha de tener en cuenta la época en la que se formuló su teoría. Los conocimientos que los seres humanos tenían sobre la geología y sobre el mundo en general no eran los mismos que los actuales. De esta forma, la propuesta de teorías como esta podían sonar descabelladas e impensables, sobre todo si no se podían demostrar.
Además, los materiales empleados para realizar estudios eran bastante pobres y en muchos casos se basaban en la observación y en la interpretación de lo observado. Como ha ocurrido en este caso: un científico que tuvo una idea a partir de lo que observó y que se descartó por falta de fundamento, a pesar de volver a resurgir y tomar importancia una vez que las técnicas de estudio hubieron avanzado.

Adriana Casado Díaz.
1ºE.


No hay comentarios:

Publicar un comentario