lunes, 15 de octubre de 2012

La vegetación puede tolerar cambios climáticos bruscos si no son frecuentes

Un estudio con participación del Museo Nacional de Ciencias Naturales concluye que existen mecanismos estabilizadores que contribuyen a la resistencia de la vegetación frente a cambios climáticos extremos, aunque también señala que no debe subestimarse la capacidad de tales eventos para provocar cambios dramáticos, especialmente si se vuelven más constantes.

Se necesitan más estudios a largo plazo de los procesos que contribuyen a la resistencia de las comunidades vegetales. Entender esto es crucial para establecer estrategias proactivas y acciones que refuercen los procesos estabilizadores, calmando de este modo los efectos del cambio climático en los ecosistemas terrestres

Los cambios bruscos se volverán previsiblemente más frecuentes e intensos en un futuro, aunque las predicciones a escala local resultan ambiguas. Son precisamente estos cambios extremos -olas de calor, olas de frío, inundaciones, sequías- los que despiertan un mayor interés social, debido al profundo impacto ambiental y económico que pueden llegar a causar.




David Saiz 1 E

No hay comentarios:

Publicar un comentario